Dispersión de pandillas en El Salvador demostró ser efectiva

Luego de un fuerte aumento en el número de asesinatos en tres días a fines de marzo de 2022, que dejó 87 muertos, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, y su gabinete de seguridad tomaron medidas rápidas para frenar la violencia.

El presidente de El Salvador Bukele se vio obligado a apelar al congreso del país para que declarara el estado de emergencia para combatir el aumento de la violencia y la actividad de las pandillas. Tras la promulgación del “estado de excepción”, suspende algunas garantías constitucionales a sus ciudadanos.

Esto restringe la libertad de asociación. Además, las fuerzas de seguridad pueden monitorear llamadas telefónicas sin una orden judicial y arrestar a personas sospechosas de pertenecer a pandillas. Además, aumenta el término de la detención administrativa de 72 horas a 15 días.

Como era de esperar, la legislatura de El Salvador aprobó de inmediato la solicitud de Bukele. El partido político «Nuevas Ideas» de Bukele y sus aliados tienen una abrumadora mayoría en la Asamblea Legislativa.

El 24 de mayo, la legislatura de El Salvador extendió el estado de emergencia por otros 30 días. La ley de emergencia de pandillas expirará a fines de junio si no se renueva.

El mandatario también pidió reformas al código penal que aumenten las penas de prisión por delitos cometidos por pandilleros, tanto adultos como menores de edad. Uno de los principales cambios es el castigo por pertenencia a pandillas o por delitos cometidos por pandilleros.

Pertenecer a una pandilla («MS13» o «Barrio18») conlleva una pena de 20 a 30 años. Los líderes o financistas de pandillas pueden enfrentar de 40 a 45 años de prisión.

La pena de prisión para menores de 12 a 16 años se ha aumentado a 10 años; los menores mayores de 16 años se enfrentan a entre 20 y 30 años de prisión.

Además, los nuevos cambios privaron a los pandilleros de libertad bajo fianza o arresto domiciliario. A partir de ahora permanecerán tras las rejas durante la instrucción y posterior juicio.

Las medidas tomadas por el presidente han complacido a muchos salvadoreños ya que la violencia ha disminuido.

¡El plan ha dado resultados positivos! Desde que se declaró el estado de emergencia a finales de marzo, el país lleva más de 13 días con cero homicidios y días con menos de 2 homicidios.

Los resultados de esta guerra contra las pandillas siguen siendo innegables; encabezada por el presidente Naib Bukele. Gracias al entusiasmo de las masas, abril fue el mes más seguro en la historia del país.

Mayo de 2022 terminó como uno de los meses más seguros de los últimos 30 años. La Policía Nacional reportó 17 homicidios en mayo, con un promedio de 0,55 por día.

Según el gobierno, al 31 de mayo, la dispersión de la pandilla había sacado de las calles a 36.000 pandilleros, lo que ayudó a reducir el crimen.

Con las nuevas reformas al Código Penal, los pandilleros tendrán que esperar hasta 15 días para ver a un juez y pueden pasar más de un año en prisión antes de comparecer ante un tribunal.

Las reformas al Código Penal no permiten que los pandilleros sean detenidos bajo fianza o bajo arresto domiciliario. Además, si son declarados culpables, serán condenados según las nuevas normas, que prevén penas de prisión más prolongadas.

Aunque estos resultados son de corta duración, los salvadoreños esperan que puedan mantenerse o mejorarse aún más.

© El Mundo Español – Times of U

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.